PROYECTO ANANDA (आनन्द)

ESCUELA DE VIDA "ANANDA" es un Modelo para una Nueva Manera de Vivir, colaborativa e intuitiva. El nuevo paradigma nos conduce hacia un camino colaborativo en vez de competitivo e intuitivo en vez de racional. Por lo tanto este Modelo contempla el desarrollo humano desde un punto de vista holístico y plantea el desarrollo social, desde la participación colectiva, en base a ideas genuinas y armonizadoras con el entorno, como un Todo que tiene en cuenta a cada una de sus partes.

sábado, 26 de abril de 2014

DE LA SEXUALIDAD AL EROTISMO Y DE ESTE AL AMOR


"MASAJEÁNDONOS"

Regalar un masaje, seas hombre o mujer, es más que un placer para los sentidos. Es una forma de decir “te regalo lo que quiero hacerte y que me hagas”.

Son las nueve de la noche. Espero a que salgas de trabajar. Te sorprendes al verme pero sonríes. Como me gusta esa sonrisa entre picarona, seductora e inocente.

Te acercas con esa elegancia que te caracteriza y me das un beso entre la mejilla y la boca porque no sabemos qué parte poner, de esos en los que se sienten los labios penetrar en la piel.

Te sonrío. Me vuelves a sonreír y preguntas “¿Me estabas esperando?”. Pregunta por preguntar cuando la intuición es tan ávida. Aún así respondí por responder “Te estaba esperando”. “Dime” me dijo. “Mejor no te digo y hacemos” respondí. Le tomé del brazo y comenzamos a pasear hasta su coche en silencio. Abrió la puerta, subimos los tres y ya dentro intercambiamos palabras por hablar. ¿A su casa, a la mía, al parque? Daba igual donde me condujera, el lugar era lo de menos. De todas formas, pronto salí de dudas.

¿Fue en un sillón blanco con cojines orientales? ¿En una cama grande con aceite de chocolate? ¿En una colina debajo de un olivo? O ¿En una terraza semi-cerrada con velas y vino? Da igual donde ocurrió pero no así lo que ocurrió.

Las manos son visitadoras de cuerpos como los susurros ambientadores de sonidos. Ambos actúan con sutil contacto en el alma, acariciándola en danza armoniosa. El deslizar se produce fluido en un juego de cara y envés, círculos y líneas, contracciones y distensiones. La respiración acompaña a su paso a las sensaciones más o más placenteras. La mirada juega a mirarse hacia dentro y hacia afuera, hacia afuera y hacia dentro. El olfato se excita por tanto contraste de olores porque no sabe hacia cual dirigirse. La boca se entretiene en cuidar su fluido ascendente y descendente. El oído se abre y se cierra, sintoniza y desintoniza. ¿Dónde estás tú? ¿Dónde estoy yo? Tal vez en ese espacio indefinido al que nos condujo este inocente, sensual y sexual masaje improvisado.

Más relatos ERÓTICOS para ascender hacia el AMOR:


No hay comentarios:

Publicar un comentario